viernes, 31 de agosto de 2012

Crónica de un fallo anunciado

Pues efectivamente, el tribunal fallo en contra de la impugnación.
Era mas que esperado ese fallo y en ese sentido. También era esperada la reacción del movimiento encabezado por el personaje que todos relacionamos con un pez exótico de la costa del golfo. Y es bien sabido por todos.
No causa sorpresa la oleada de reacciones que vemos casi como un cliché sexenal, no importa lo duro que suene, es así, y así lo debemos ver.
Por otro lado, la derecha defiende a capa y espada la constitución que una vez sostuvo ganador al entonces candidato y que mismo personaje ahora deja la silla presidencial. También a gritos y sombrerazos por parte del movimiento de izquierda antes mencionado. Es por eso la linea marcada de no criticar el fallo, pues al final del día, la derecha no era protagonista en este conflicto post-electoral.
Así bien, la corte fallo en contra de la impugnación, pese a la famosa "expo fraude" y todo el circo armado supuestamente para reforzar la concepción del fraude.
Esto se ve en primer plano en los medios de comunicación que deciden que es productivo sacarlo al aire o imprimirlo en sus paginas, o comentarlo en sus noticieros. Yo lo veo como un menoscabo a la ideología de un país que debe crecer desde otro flanco, otra trinchera que no sea la política.
Como animal político, y como ente sumergido en estos temas, puede sonar hasta ridículo, pero es necesario comentarlo. Nuestro país no puede depender de la política, cada vez somos mas personas enfrascadas en un mundo que se vuelve una vitrina de criticas y chascarrillos acerca de lo mal que nos va con el tema de la política interna. Vamos hablando de política externa, vamos poniendo sobre las mesas de café, sobre las mesas de poker con los amigos de ese par de mexicanos famosos que pueden terminar, y si no, por lo menos ayudar con una parte fundamental del problema. Hablemos de "Pepe y Toño". Hablemos de que hacer para salir de la cubeta, aportemos ideas, aportemos esfuerzos en ese sentido. Critiquemos de ahora en adelante las decisiones de política exterior. Si, mofemonos, pero cada quién desde una trinchera de interés, no desde el suelo razo  susceptibles de recibir una bala perdida. No nos subamos al tren de la dependencia política. No es necesario esperar a que nuestros gobernantes nos resuelvan el mundo. Si es necesario levantar nuestra barda y acumular piedras en nuestro pequeño cuartel antes de tirarlas, y una vez protegidos y pisando un suelo firme, ahora si, empecemos a tirar piedras solidas, y no bolitas de arena que se pierden en el aire, sin dar al blanco, ni a ningún objetivo.
Claramente volvemos algo social lo que debería ser de preocupación, ese desinterés en el porvenir del lugar donde vivimos, eso es preocupante. Los jóvenes ven pasar sucesos que pueden determinar su futuro, y sin embargo, no se ocupan, lo ven como una telenovela con episodios cómicos, y la culpa de todo, la tenemos nosotros mismos al permitirlo al olvidarnos de como fuimos presionados para ser independientes desde nuestra infancia y querer "darles algo mejor de lo que nosotros tuvimos". Déjenme decirles que cometimos un error.
Al diablo la decisión de los tribunales, vamos convirtiendo ese estallido en pequeñas decisiones "locales" que aporten algo.
Mucha suerte a todos, y seamos propositivos y defendamos nuestro país. Tendremos un presidente que cometerá errores, pero tiene un cuerpo de estrategia en su gabinete con mucho cerebro que lo ayudaran a componer el camino y capitalizar errores en algo positivo para el País.
Defendamos las instituciones, porque aparte cuestan mucho del erario publico (obviamente no costarían tanto, pero ese sera otro tema).


No hay comentarios:

Publicar un comentario