jueves, 6 de septiembre de 2012

Mi General en la Universidad

"...En el momento en que entra el General, mi jefe y un servidor, salimos a recibirlo metiendo la panza y sacando el pecho..."
No debería ponerlo entre comillas, pero es solo lo primero que se me ocurrió para describir como la presencia militar, y sobre todo de un General, nos mereció a dos civiles.
Lo sorprendente fue que solo algunos tuvimos esa conducta en presencia del General, y que quede claro que no fue para nada de sumicion, al contrario, fue para mostrarle el respeto que se merece y ser recíprocos a manera de agradecimiento por haber tenido a la institución educativa donde me desempeño como empleado,  como sede para ofrecer su conferencia. Que tampoco me queda muy claro el objetivo de la misma, pero en fin, la atendimos con gusto.
Y es en sobremanera claro que en un punto de la evolución generacional del mexicano, que se disolvió el respeto por el soldado mexicano. Mas bien se me viene a la mente lo que me infundieron mis padres acerca de las fuerzas armadas de México, y es precisamente el profundo respeto que merecen por la investidura que representan, y en muchas ocasiones (no las suficientes) me vi inmerso en la vocación de hacer carrera militar. Regresando a estas generaciones, me es ingrato apreciar la falta de este respeto en las miradas y posturas de los jóvenes ante el andar de el General entre el pasillo antes de llegar al auditorio donde dirigiría su conferencia.
Otra cosa fue ser el maestro de ceremonias para presentar al conferenciante ante un publico de poco mas de doscientas personas, y es aquí donde a pesar de haber leído las tarjetas, la garganta se me empezó a secar, la nariz se empezó a congestionar, las manos me empezaron a temblar, y la vista simplemente dijo "a-ver como le haces" (chiste malo). Al leer el impresionante curriculum del General le deje en claro a todos los presentes acerca de que no estábamos en presencia de ningún personaje improvisado, ni mucho menos, alguien sin experiencia, pues nadámas para mencionar dos elementos de este pergamino de curriculum, estamos hablando de que dirigió una conferencia en la Universidad de Defensa Nacional de Korea y Ponente en el Simposium de Colegas de Inteligencia en Garmish, Alemania.
Dejando en claro lo anterior, sedí el micrófono a esta personalidad. Mi experiencia dio un giro totalmente repentino al empezar a escuchar su conferencia y darme cuenta de varias cosas que nunca hubiera pensado de un General del Ejercito Mexicano, y es que aparte de su curriculum, denota un amplio rango de conocimiento en cultura universal y sabe dirigirse a un auditorio de estudiantes universitarios.
La conferencia fue mas que hablar de la "Misión y Visión del Ejercito y Fuerza Aérea Mexicanos"; tema principal de la conferencia, mas bien se concentro en "el por que" y "como" del actuar de la Secretaria de la Defensa Nacional. Me doy cuenta que los medios y la política han desvirtuado el sentido del deber y la traducción del actuar del ejercito nos lo hacen llegar ya con sabor amargo. Sin embargo, estas dos horas de conferencia fueron el parte aguas del pensamiento de varios de los que estuvimos presentes, pues deja de manifiesto que el ejercito esta para servir los intereses de la nación, incluyendo el de estabilidad de un Estado de Derecho. Estamos hablando de su amplia explicación acerca de los mandos militares, y nos explicaba acerca de la Universidad del Ejercito y Fuerza Aérea Mexicana y que en ella se gestan todos los mandos militares, que la educación va ligada intrínsecamente con el asenso del soldado en la escala jerárquica militar. Para ser General, el requisito mínimo es tener titulo de Maestría. Esto entre otras muchas cosas me sorprendió de sobremanera.
No puedo omitir mencionar el orgullo con el que portaba el uniforme y transmitía eso invitando a conocer acerca del ejercito. Era imperioso y para mi resultaba algo notable el hecho de que hiciera tanto énfasis en que la presencia del Ejercito no era cuestión de administraciones presidenciales, ni de partidos políticos, mas bien que era cuestión de cumplir con un "Deber", un deber que les fue impuesto en el mismo momento en el que se unieron a las filas castrenses, para el General, y quiero pensar que para todos los elementos de las fuerzas armadas de México, ellos están en la mentalización de estar en cumplimiento del deber que es simple y llanamente el proteger la soberanía del estado mexicano, garantizar la seguridad interior y auxiliar a la población en caso de necesidad publica. Esto claramente nos contesta el por que de su presencia. No estamos hablando de un decreto presidencial, ni nada por el estilo, es simplemente que se les abrió la puerta para que cumplieran con su deber. Y esto me lleva a lo que se maneja en los medios de comunicación en este proceso de sucesión presidencial, se especula que se retirara la presencia del ejercito y que el próximo presidente también estará en facultad de decidir si seguirá la presencia del ejercito o no. Pues lamentablemente esos cuestionamientos están al borde de la incongruencia, pues la presencia militar seguirá para continuar cumpliendo con su deber. Y no una estrategia presidencial. El Ejercito entro a luchar contra el "enemigo" que pone de manifiesto la intención de menoscabar el Estado Mexicano, y pasar por encima del orden publico. Por eso vemos unidades militares en las calles.
En verdad creo que el General de esta 45/a Zona Militar en Nogales sabe perfectamente que debe difundir esta información para dejar en claro su imparcialidad y hacerse notar como una dependencia Federal con mas independencia de la que nosotros pudiéramos pensar. Creo que también su intención es difundir el mensaje de "you don´t mess whit the mexican Army".
Por lo menos conmigo: Lo lograron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario