jueves, 14 de febrero de 2013

Herramienta, No Personalidad

Recuerdo claramente cuando uno de mis ilustrísimos maestros de universidad me dijo: "Sr. Hernández, que bien habla usted y que bonito expone su opinión en clase; solo déjeme decirle algo, y espero que se le quede grabado: Por mas bonito que hable, por mas domingueras las palabras de sus frases y por mas complejos sus conceptos en sus lineas; si la persona que tiene enfrente le pide que le repita o le explique, quiere decir que usted no tuvo éxito en su mensaje". Y tómala Pepencho que se me quedo grabado en sobremanera. Y simplemente quiere decir que no maaaaa......(me)
Lo mas divertido de lo anterior es que me toca ser interlocutor de mucho flujo de conversaciones en ese sentido, y le echan tantas ganas, que a veces y a pesar de que me esfuerzo mucho en leer y prepararme en mi campo profesional, sinceramente, me cuesta trabajo entender el por que alguien quisiera elevar la percepción de los demás hablando tan "domingueramente" (jajajaja no se de donde salio lo de "dominguero" pero seguro me entienden).
Recuerdo que en mi periodo de práctica profesional, antes de graduarme, no terminaban de leer mis oficios de demanda en los juzgados, cuando me los regresaban por "Aclaración Verbal". Esto quiere decir que usar mi encanto de "hablar chido" no servía absolutamente para nada en el campo profesional. Y lo peor de todo es que era por las razones obvias.
No debo desestimar que el uso de lenguaje "dominguero" me sirvió para destacar en los radares de las féminas  Pero no era pilar o sustento de mi autoestima o la percepción que tenia de mi mismo. Mas bien era una herramienta para los momentos propicios y adecuados, no para que esto destacara más como mi personalidad que mi personalidad misma. Lo que quiero decir, es que no debemos permitir que la percepción que tienen los demás de nosotros, no sea la falsa apariencia de "hablar bonito". Y esforcémonos más por crear una personalidad no basada en una sola herramienta. El lenguaje es una herramienta de comunicación  y no es enteramente una personalidad. Es parte, pero no el todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario