lunes, 18 de agosto de 2014

La Accion por la Accion

A propósito de los alcances positivos, negativos y ociosos que puede llegar a tener el mundo de las redes sociales, yo me pregunto: ¿En verdad la humanidad utiliza el poder de la conexión global para esto? ¿Realmente necesitamos un "plus divertido" para ejecutar altruismo?
Y la desafortunada respuesta fue: SI.
De manera que la humanidad ahora experimenta una divergente deformación de su sentido empatico para entrar a una plano de disposición de ayuda al prójimo. No obstante que la ceguera permanente de algunos de nosotros marca las pautas para decidir a quien y como ayudar, y de manera cruda la decisión de hacerlo o no.
Siempre he estado del lado de la tecnología y los logros de la humanidad como ente desarrollado, sin haberse primero civilizado. Pues una cosa es lo avanzado tecnológicamente y otra muy distante en términos conceptuales de su civilidad. No puede estar mas claro como el agua con hielo que dejo mucho que desear de algunos que como figuras publicas o personas de posicionamiento social dejaron ver por el mundo a través de la pantalla de un dispositivo conectado a una red social. Y vamos a excusar y disculpar al Sr. Gates, porque el SI apoya mociones altruistas "comprando su escalera al cielo" como lo plantea Led Zeppelin.
Es de admirarse como nos dejamos influir de la noche a la mañana con algo tan simple y mundano como esto, pero así somos y así nos hicieron de fabrica. Las impresiones superfluas y detalles ínfimos de lo que somos, se dejan ver a través de acciones que no omiten nuestra sombra de homo sapiens, primos de aquellos que hacen todo por imitación. Sufran y retuerzanse cuando les diga "chango ve; chango hace". Abusamos de los términos y condiciones del contrato comunitario y social cuando nosotros mismos propiciamos el rompimiento de un estatus quo predominantemente hueco y oscuro. He de manifestarlo de mil y una formas aunque se que solo aquellos ojos que se han separado de las burdas imágenes de un monitor y sepan que en un libro se puede compilar el espíritu de lo que dejamos atrás como sobrevivientes del oscurantismo religioso. Sos tan ausentes en su ser, como legionarios de una fortaleza cuyo líder es la idea de una presencia inexistente. Si no lo entendió; vuélvalo a leer hasta que deje de fruncir el ceño.
Estamos hablando de una esencia que ya no se manifiesta. Entiendo perfectamente que el objetivo es llegar al puerto, pero hay de naves a naves. No es lo mismo llegar al puerto que se supone deban ser "las Indias" y toparnos con que realmente llegamos a "las Américas" (sin usar la palabra descubrimiento, porque ese es otro tema). Si vamos a modificar nuestros hábitos y condicionar nuestras acciones humanistas, de perdida que sean con la persecución del fin y no se pierdan en la somera acción, haciéndola ver como un intento fallido. Se logra confundir el argumento con espíritu fundamentado con un simple "la intención es lo que cuenta". Y a esa flatulenta expresión de no importar la finalidad o el alcance de una meta u objetivo, solo me queda decirle: SUMA EL COSTO ECONÓMICO DE TU ACCIÓN Y RESTASELO AL BENEFICIO PERSEGUIDO.
Un grano de arena no hace una montaña; pero el cumulo de muchos granos de arena si. Convirtamos lo anterior en una formula matemática y el sentido lógico va darle luz a lo que como especie "pensante" dejamos de ver a través de nuestros sentidos y dejamos de analizar con ese 10% de nuestro cerebro.
Si con lo anterior no quedo explicado; próximamente los que pensamos en este orden de ideas y compartimos esta postura, seremos atacados y recriminados por la no realización de estas acciones cuyo fin y objetivo colectivo se diluyo en la acción por la realización de la acción.
Tal vez la conceptualizacion fue con una base fundamental bastante humanista, pero como tal, su alcance demerito el orden universal de un plan concreto, evaporándose en el calor de las pantallas led de los dispositivos sostenidos en las manos de los seres humanos distraídos en la parte "conmemorativa" de una situación que pudo llegar a ser la epitome de un "virus" que valiera la pena propagar.
Ofrezco una disculpa por sostener mi postura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario